Rennes

Un pequeño recorrido por Rennes, capital de Bretaña

Cuando uno piensa en Francia, se imagina París, callecitas peatonales, el Sena y la Torre Eiffel, ¿no? Pues les cuento, hay un país entero fuera de la capital francesa lleno de riqueza cultural y gastronómica que vale la pena visitar. El territorio francés metropolitano se divide en 13 regiones. Yo vivo en la región Bretaña (no confundir con Gran Bretaña) que está en el extremo oeste del país. Limita al norte con el Canal de la Mancha, al noroeste con Normandía, al este con Países de Loira, al oeste y al sur con el océano Atlántico.

Un poco de historia: Esta región se integró al Reino de Francia en 1491 cuando Ana de Bretaña se casó con Carlos VIII y se ratificó en 1532 cuando la hija de Ana de Bretaña, se casa con Francisco I. En Bretaña se hablan 3 lenguas, el francés (idioma oficial), el bretón (lengua celta) y el galo (lengua romance).

El clima, el paisaje y la comida cambian mucho del norte al sur de Francia. Bretaña es una zona de navegantes, con una variedad importante de pescados, mariscos y salinas marítimas. Mientras en el sur de Francia se cocina con aceite de oliva, acá se cocina con mantequilla con sal.

Bretaña cuenta con algunas denominaciones de origen controladas como los "cocos" de Paimpol (unos frijolitos blancos), los mejillones de Bouchots de la Bahía del Mont Saint Michel, las cebollas de Roscoff, el cordero de prados salados del Mont Saint Michel y si la memoria no me falla, recientemente se obtuvo la de las ostras de Cancale.

Aquí es donde estudié cocina y en donde he trabajado con chefs locales muy orgullosos de su terruño. Y hoy, vamos a hacer un pequeño recorrido por el centro de Rennes, la capital de Bretaña e iremos al mercado de Lices*. El mercado que se instala cada sábado en el centro de la capital desde 1622. Haremos unas compritas y en el siguiente post les mostraré la receta sorpresa con un producto típico de estas tierras que está en plena temporada.

Llegamos al metro central, a la estación "République" y caminamos hacia el norte sobre "La Rue de Bastard" una calle peatonal que nos lleva a la Plaza del Ayuntamiento.

Foto 01: Plaza del Ayuntamiento, Ayuntamiento de Rennes.

Foto 02: Plaza del Ayuntamiento, Ópera de Rennes.

Nos desviamos un poquito, aprovechando que hoy hace mucho frío pero el cielo está despejado y vamos a la Plaza del Parlamento. Alrededor hay un bar irlandés muy popular, una tienda de recuerdos para turistas y algunas boutiques de marcas locales.


Foto 03: Plaza del Parlamento de Bretaña.

No puedes venir a Rennes sin conocer las construcciones con entramados de madera muy típicas de la arquitectura bretona.


Foto 04: Plaza de Champ-Jacquet, al fondo entramado de madera.



Foto 05: Casa "Ti Koz", de 1505. Su nombre está en bretón y significa casa vieja o antigua.

Y ahora sí, vamos al mercado de Lices.