Detrás de la Investigación…

Cuando termine mi carrera por allá del 2010 decidí investigar a fondo la cocina de mi estado, Tabasco, por la sencilla razón de que esta aun no era muy conocida, lo corrobore en los diversos festivales gastronómicos a los que asistía , habían ponentes de muchos estados, stands de cocineras tradicionales pero de Tabasco no había mas que artesanías y algunos productos típicos como chocolates y salsas.


Me cuestionaba que hacer al respecto, era un simple joven de 21 años con mucho entusiasmo , amor a su tierra y sobre todo con muchas ganas de sobresalir, era la oportunidad, nadie lo hacia, sin embargo no sabia por donde empezar pues no tenia un restaurante , ningún negocio donde pudieran probar mi comida, sin embargo me gustaba mucho leer y escribir, admiraba a muchos chefs entre ellos a Ricardo Muñoz Zurita, la figura que para mi representaba la cocina Mexicana.

Y fue a si como empecé en el mundo de la investigación gastronómica, sin tener un modelo metodológico, a mi manera, sabia que en algún momento ordenaría toda esta información que encontraría; comencé por estudiar el mapa hidrológico de Tabasco, y a los chontales que antiguamente se comunicaban por las aguas , sobre las márgenes de ríos y lagunas, leí sobre su cultura y así comencé un recorrido por los principales asentamientos mayas chontales.


Mi primer lugar fue la Villa Tamulte de las sabanas en el municipio del Centro, a 25 minutos de la capital, adentrarme a este lugar fue maravilloso, pues aun prevalece la lengua Yokotan, es una comunidad con mucho arraigo en sus usos , costumbres y por ende su cocina.

La Familia Arias Cruz me abrió las puertas de su hogar , me recibieron con chorote y dulce de papaya, de una manera muy sobria indague sobre sus formas alimentarias, celebraciones, fueron muy abiertos y posteriormente me invitaron ala festividad mas importante de la comunidad “El maromo” una celebración muy antigua en honor a San Francisco de Asís , para agradecer por la cosecha, preparan tamales, dulces y guarapo, una bebida elaborada con jugo de caña y canela.



Después de caminar por varias comunidades de esta villa decidí emprender mi viaje a la Chontalpa, para ser mas preciso en Comalcalco la cuna del cacao.

Visite por primera vez una hacienda cacaotera y documente la elaboración del chocolate de mesa, probé variedades de mazorcas de cacao y entendí todo el ecosistema que envuelve a este fruto.

El camino se hacia cada vez mas interesante, tomaba un autobús para llegar a los municipios, de allí un pequeño triciclo que me llevaba a recorrer mas lugares incognitos.